Violencia Digital: Un año de prisión por amenazar por whatsapp a su expareja, una menor, con orden de alejamiento

violencia digital

Violencia Digital – El Juzgado de lo Penal número 5 de Almería ha condenado a un año de prisión a un hombre que incumplió una orden de alejamiento respecto a una menor de 15 años con la que había tenido una relación, a la que tras volver a ver amenazó de muerte e insultó en persona, por teléfono o a través de whatsapp.

La sentencia, dictada por conformidad, reconoce que el acusado, J.P.M., ya había sido condenado de forma previa a los hechos por dos juzgados a penas de 8 y 6 meses de prisión, respectivamente, aunque en abril de 2016 la ejecución de la primera fue suspendida durante el plazo de dos años.

Cuando se produjeron los hechos, J.P.M. tenía vigente una orden de alejamiento respecto a la menor de 15 años que le impedía comunicarse y aproximarse a menos de 500 metros de cualquier lugar en el que estuviera. Pese a ello, durante el verano de 2016 llamó a la adolescente en varias ocasiones y retomó la relación sentimental que había tenido con ella.

El juez señala que incluso cuando se rompió la relación, a partir de septiembre de 2016, continuó llamándola, aunque la orden de alejamiento seguía vigente.

En concreto, el 13 de enero de 2017 el acusado volvió a llamar por teléfono en “repetidas” ocasiones a la menor, diciéndole que la iba a matar, lo que ocasionó en la joven una situación de temor y desasosiego.

Posteriormente, tres días más tarde, J.P.M. se personó en el instituto en el que estudiaba la joven y posteriormente ambos se dirigieron juntos a la vivienda en la que residía la menor.

Una vez allí, tuvieron una discusión relacionada con el móvil de ella, durante la que el hombre volvió a gritarle e insultarle y, con el “ánimo de menoscabar su integridad física y de atemorizarla”, la empujó y reiteró sus amenazas de muerte.

Al día siguiente, el condenado mantuvo una conversación a través de la aplicación de mensajería wasap con la menor, a la que llamó de nuevo por teléfono el pasado 22 de enero.

Por todos estos hechos, al acusado le ha sido impuesto un año de prisión por un delito continuado de quebrantamiento de medida cautelar, así como tres penas de 60 días de trabajos en beneficio de la comunidad por un delito de maltrato agravado y dos de amenazas agravadas.

También se le priva del derecho a la tenencia y porte de armas durante dos años y se le impone una nueva orden de alejamiento de 500 metros respecto a la menor durante tres años.

Fuente: confilegal.com