Detenido por la Guardia Civil por acosar sexualmente a una menor de 13 años a través de las redes sociales

sextorsion
Si estas sufriendo un caso de sextorsión puedes contactarnos vía email a info@stopviolenciadegenerodigital.com o 91 462 48 20 - 659 08 26 31

La Guardia Civil ha detenido en Granada a un joven de veintisiete años de edad como presunto autor de un delito de corrupción de menores y otro de acoso sexual a una menor de trece años a través de internet.

El presunto acosador tenía antecedentes policiales por hechos similares que le ocasionaron una orden de alejamiento en vigor por haber acosado a otra menor en un pueblo de Almería.

El detenido contactó con la menor el mes de noviembre de 2016 a través de la red social que más predicamento tiene entre los adolescentes a día de hoy, según un comunicado difundido por la Guardia Civil. Así, el detenido se hizo pasar por un joven de diecinueve años y consiguió convencer a la menor para que intercambiaran fotografías de carácter íntimo a través de una conocida aplicación de mensajería instantánea.

Con las fotografías en su poder el detenido consiguió el control absoluto sobre la niña, a la que obligó a llevar en su teléfono móvil la aplicación de mensajería instantánea que permite llamadas gratuitas siempre encendida para escuchar en todo momento qué hablaba y con quién hablaba e, incluso, llegó a prohibirle juntarse con sus amigas.

La menor cuando ya no pudo soportar más la situación pidió ayuda a su padre, al que contó lo que estaba sufriendo y este denunció los hechos. El equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Guadix se hizo cargo de la investigación y los agentes consiguieron averiguar desde dónde contactaba el detenido con la menor, que se correspondía con su domicilio en Granada y también desde el de sus padres en un pequeño pueblo de la comarca accitana.

La Guardia Civil realizó dos registros en los domicilios de Granada, donde fue detenido el presunto acosador, aunque antes hubo que echar la puerta abajo porque se negaba a abrir; y en el de los padres. En los registros los agentes intervinieron dos teléfonos móviles y soportes informáticos de almacenamiento que están siendo estudiados.

Fuente: elmundo.es