Los niños y niñas gitanos, migrantes y LGTBi sufren más ciberacoso

ciberacoso a menores

Un tercio de los niños y niñas de entre 11 y 16 años ha recibido algún mensaje de tipo sexual en el último año a través de las redes sociales o del teléfono móvil. La mitad (52%) ha visto imágenes sexuales. El ciberbullying es otro de los peligros reales. Uno de cada cinco niños y una de cada siete niñas está implicado en episodios de acoso en las redes. Son algunos de los datos extraídos del informe ‘Los niños y niñas de la brecha digital en España’, presentado esta mañana por Unicef, y en el que se alerta de los mayores riesgos que sufren la población infantil más vulnerable.

El estudio, elaborado por el grupo de la UPV/EHU EU Kids Online, constata que el mundo digital abre una ventana de oportunidades a los niños y niñas de colectivos vulnerables (población gitana, inmigrantes, infancia con discapacidad y menores LGTBi), “para ayudarles a desarrollar su potencial, integrarse, o encontrar referentes y ayuda”. Pero estos beneficios “están aún lejos de ser compartidos de manera equitativa”. A la vez, los riesgos online “pueden hacerles también más susceptibles a la explotación, al acoso, al abuso o la trata”, concluye el informe. Se convierten en víctimas más vulnerables.

Formación al profesorado

El documento recoge una serie de recomendaciones y señala a la responsabilidad de los agentes implicados. A las administraciones públicas les pide “que regulen e intervengan frente a situaciones problemáticas y peligros en la red e incluyan a los niños y niñas en el debate sobre las tecnologías”. A los responsables de Educación les solicita que formen al profesorado en derechos, valores y competencias digitales, además de formar a todos los niños, con especial atención a la inclusión digital de menores con discapacidad, los niños migrantes, los que viven en centros de protección o los niños gitanos.

Es imposible aislar a los niños y niñas de los riesgos que implica tener acceso a una cantidad infinita de recursos en internet. “Se debe promover la formación en las escuelas y en las familias en derechos, valores y competencias digitales, para transmitir a los niños y niñas una visión integral y crítica de la tecnología para que sean capaces de identificar los riesgos y evitar los daños. Sin olvidarnos del importante papel que juegan las empresas tecnológicas o las autoridades públicas en la materia”, ha señalado Elsa Fuente, coordinadora de UNICEF Comité País Vasco. “Es necesario un nuevo marco normativo que regule internet, y un mayor impulso a los protocolos y estrategias de prevención y actuación en los casos de violencia contra la infancia dentro y fuera del entorno digital”.

Fuente: diariovasco.com