Pedofilia, acoso o secuestro: los peligros de subir fotos de tus hijos en redes sociales

Subir Fotos de Hijos Violencia

Con el nuevo curso, muchos padres orgullosos fotografían el momento en el que sus hijos entran por las puertas del colegio, ataviados con sus nuevas mochilas, sus graciosos uniformes y sus caras con sueño tras el primer madrugón después del verano. Las redes sociales se llenan con este tipo de imágenes a pesar de que esta acción puede conllevar muchos peligros. Sin embargo, muchos padres desconocen estos riesgos, tal y como revela el último estudio de la firma de ciberseguridad McAfee.

Así, en la encuesta «The Age of Consent» se refleja que el 30% de los padres publica una foto o vídeo de sus hijos al menos una vez al día en sus redes sociales, y un 12% difunde hasta cuatro o más veces por día, lo que muestra el alcance de la exposición infantil en Internet. Y, aunque la mayoría de los padres conocen las graves consecuencias que puede implicar compartir estas imágenes en la red -como pueden ser la pedofilia (49%), acoso (48%), secuestro (45%) y el cyberbullying (31%)-, muchos de ellos (58%) ni siquiera consideran si su hijo consentiría que su imagen se publicara en la red. es decir, si su hijo quiere que sus imágenes circulen por internet, en el presente o en el futuro. De hecho, el 22% de los padres piensa que los menores no deben determinar si su imagen debe ser publicada y un 19% cree que esta decisión siempre debe dejarse en manos de los adultos.

A pesar de conocer estas amenazas, muchos de ellos admiten saber que ofrecen información personal y privada de los niños al subir fotografías en Internet. Por ejemplo, la mitad de los padres encuestados afirman que tienen o compartirían una imagen de su hijo con el uniforme escolar, pese a que esto suponga un riesgo para el menor al divulgar información personal. Sin embargo, la mayoría (70%) solo comparte fotos de los menores en sus cuentas privadas de redes sociales. Esto representa un primer paso en la protección del menor, pero aún queda mucho por hacer para garantizar que los padres resguarden la identidad de sus hijos.

«Publicar fotos y vídeos en las redes sociales es una excelente forma para que los padres compartan lo que sucede en sus vidas, con sus seres queridos», afirma Francisco Sancho, product partner manager consumer and mobile de McAfee España. «Sin embargo, la encuesta revela que los padres no son conscientes de lo que publican y de cómo esto puede perjudicar a sus hijos. Si las imágenes compartidas caen en manos equivocadas, se puede llegar a sustraer información sensible como la fecha de nacimiento, domicilio, colegio o incluso el nombre completo del niño, lo que podría llevar al cyberbullying o al robo de identidad».

Cuando el niño se avergüenza de las publicaciones de sus padres

La encuesta también revela que los padres están más preocupados por los riesgos físicos que pueden acarrear estas acciones frente a los emocionales. Solo el 23% está intranquilo por la ansiedad o preocupación que generaría publicar una foto de los pequeños en la red, y solo el 30% considera la posibilidad de que sus hijos pudieran sentirse avergonzados. Los efectos secundarios emocionales no deben dejarse de lado. Según un estudio de ComRes, más de uno de cada cuatro niños, de entre 10 y 12 años, se sienten avergonzados, preocupados o ansiosos cuando sus padres publican fotos de ellos en Internet. Curiosamente, son las madres las que se muestran más consciente de estos efectos, ya que el 45% de los padres opina que sus hijos pueden superar cualquier contenido embarazoso, en comparación al 14% de las madres.

«Los padres quieren compartir estas imágenes con amigos y familiares a través de las redes sociales, pero deben tener en cuenta los riesgos emocionales y de seguridad que implica publicar estas imágenes en nombre de sus hijos. Además de avergonzarlos, los padres también deben saber que les pueden generar grandes problemas en el futuro. Les aconsejo que lo piensen dos veces antes de compartir públicamente cualquier foto», señala Sancho.

Fuente: abc.es